Autora: Alejandra Kamiya
Páginas: 160
Fecha de publicación: marzo 2019

Una mujer se sienta en el terreno en que construirá, con sus propias manos, su casa, Su mirada Viaja cada uno de los elementos que hay a su alrededor. Observa el lugar
y los mínimos cambios que se producen durante las horas de esta meditación contemplativa. Es el paso del tiempo el que empieza a darle forma a si sueño.
En esa acción de Sara, la protagonista de uno de los cuentos de este libro, podria sintetizarse también cierta metáfora de la escritura de Alejandra Kamiya: la de tiempo como una suerte de catalizador que posibilita o modifica las reacciones o los cambios de las personas y las cosas. La escritora, como Sara, contempla. En algunos relatos, con filosofia casi objetivista, parecería que las cosas fueran los verdaderos sujetos de la historia: una quinta de fin de semana es inmutable testigo de la vida de otra mujer, una flor es el destino que nombra a una niña; en otros, es el tiempo mismo el que parece asumir el rol central, haciendo una pirueta para narrar varias situaciones de muerte simultáneas, en la aporia de un koan zen, o estirándose mansamente en una conversación de dos amigas durante una espera en la vereda.
Para quienes hayan leído Los árboles caidos también son el bosque (bajolaluna, 2015), este libro será, para apelar a una definición en desuso, la confirmación de un estilo: El sol mueve la sombra de las cosas quietas nos vuelve a introducir en la prosa lírica voluntariamente despojada y sutil de una autora inconfundible.

El sol mueve la sombra de las cosas quietas

$1.150,00
El sol mueve la sombra de las cosas quietas $1.150,00
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $2.500,00
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $2.500,00

  • EDITORIAL Av. Corrientes 4709, 7mo. 72 - lunes a viernes de 10 a 15 hs.

    Gratis

Autora: Alejandra Kamiya
Páginas: 160
Fecha de publicación: marzo 2019

Una mujer se sienta en el terreno en que construirá, con sus propias manos, su casa, Su mirada Viaja cada uno de los elementos que hay a su alrededor. Observa el lugar
y los mínimos cambios que se producen durante las horas de esta meditación contemplativa. Es el paso del tiempo el que empieza a darle forma a si sueño.
En esa acción de Sara, la protagonista de uno de los cuentos de este libro, podria sintetizarse también cierta metáfora de la escritura de Alejandra Kamiya: la de tiempo como una suerte de catalizador que posibilita o modifica las reacciones o los cambios de las personas y las cosas. La escritora, como Sara, contempla. En algunos relatos, con filosofia casi objetivista, parecería que las cosas fueran los verdaderos sujetos de la historia: una quinta de fin de semana es inmutable testigo de la vida de otra mujer, una flor es el destino que nombra a una niña; en otros, es el tiempo mismo el que parece asumir el rol central, haciendo una pirueta para narrar varias situaciones de muerte simultáneas, en la aporia de un koan zen, o estirándose mansamente en una conversación de dos amigas durante una espera en la vereda.
Para quienes hayan leído Los árboles caidos también son el bosque (bajolaluna, 2015), este libro será, para apelar a una definición en desuso, la confirmación de un estilo: El sol mueve la sombra de las cosas quietas nos vuelve a introducir en la prosa lírica voluntariamente despojada y sutil de una autora inconfundible.